BICENTENARIO MEXICO - Presidencia - en vivo

sábado, 2 de octubre de 2010

Un comentario sobre la Independencia de México (parte 1)

por Miguel Carreño-Bahena
En mi opinión, la independencia de México empieza a germinar inmediatamente después de consumada la invasión y el subsiguiente sometimiento y destrucción de México-Tenochtitlan. Quiero pensar que la espada que se levantó contra el tirano español en 1810 fue la misma hoja de obsidiana que cortó la soga con la que ahorcaron a Cuauhtémoc, el día que lo descolgaron del árbol en que fue asesinado.

La independencia de México fue pues, el resultado de una serie de factores internos y externos que coadyuvaron a la consumación de la emancipación del pueblo mexicano. Estos factores son históricos, geopolíticos, morales, filosóficos, económicos, jurídicos, agrarios, comerciales, sociales, sutiles y religiosos.

La nueva España nació como una parte del real patrimonio, es decir, como propiedad de la Corona española, la cual se consideraba no como individuo o persona sino como institución.

El supuesto origen legal de la propiedad territorial de la nueva España se relaciona con tres documentos diferentes pero que tienen el mismo trasfondo… es decir, la iglesia católica, y son los siguientes…

1- Las bulas del papa Alejandro VI de mayo y junio de 1493, por las cuales el papa dio a los reyes de España y a sus descendientes y sucesores todas las islas y tierras firmes, encontradas y por encontrar hacia el oeste de una línea meridiana imaginaria trazada a 100 leguas al oeste de Islas Azores.

2- El tratado de Tordesillas entre España y Portugal… y

3- Las Leyes de Partida que autorizaban el derecho de conquista en tierras habitadas por infieles.

Desde la caída del imperio azteca se dio el verdadero inicio de un completo pillaje, desolación, saqueo y destrucción del patrimonio arquitectónico, religioso y cultural y de los tesoros y bienes de los reinos e imperios americanos, por parte de los españoles que llegaban desde Europa como cerdos hambrientos y lobos rapaces.

A los habitantes de nuestro país, los españoles les robaron sus tierras, su cultura, sus esposas, sus hijas, les quitaron sus casas, sus templos, su religión, su idioma, su historia, sus costumbres, su libertad, su dignidad y hasta sus nombres.

Después de los primeros 15 años se empezó a ver una nueva clase de gente. Que ni eran españoles ni eran indios, ellos fueron los criollos… aquellos españoles hijos de españoles que nacieron en tierras americanas en la Nueva España, y a quienes los españoles nacidos en la península ibérica veían como a ciudadanos de segunda clase. También surgieron los mestizos, los mulatos y los negros. Los criollos y los indios principalmente, junto con los mestizos y otros mas, fueron los que estuvieron fraguando durante 3 siglos la revolución que nos llevaría a la independencia. Sin embargo así vivieron durante 300 años bajo la opresión del virreinato, sin libertad sirviendo a la corona de España, y atados por las cadenas de la esclavitud, el hambre, la ignorancia y la falta de garantías individuales.

Ellos eran como un barco en altamar sin brújula, como un avión en las alturas sin timón… Sabían a donde querían ir pero no sabían como llegar. Querían hablar pero no tenían voz, querían correr pero estaban encadenados querían leer pero no tenían libros, querían llorar pero ya no tenían lágrimas.

Todo estaba monopolizado en manos del infame y tirano, español… y a pesar de que entre los años de 1523 y hasta 1807 se dieron mas de 100 rebeliones y alzamientos contra el yugo esclavizador de la Corona, no fue sino hasta 1809 y 1810 con las conspiraciones de Valladolid y Querétaro que finalmente se dieron los elementos propicios para que un cura de buen nombre, iniciara la insurrección de campesinos, trabajadores de las minas y miembros del bajo clero en la población de Dolores, en la intendencia de Guanajuato.

Durante 300 años se fue gestando el clima geopolítico, cultural, económico y social, para que México pudiera ser libre una vez más.

Los grandes acontecimientos ocurridos en Europa y América actuaron como factores exteriores en la preparación e iniciación de nuestro gran movimiento de emancipación.

Para las fechas de la proclamación de la independencia en México ya hacia muchos años que la pluma y el pensamiento de los grandes escritores y pensadores Europeos como Diderot, Russeau, Descartes, Locke, Voltaire y Montesquieu, entre otros, habían iluminado el mundo con sus luces. Y esos libros, aunque estaban prohibidos por la iglesia católica en la Nueva España, llegaron en forma encubierta a nuestra patria, muchos de ellos entraban por medio de contrabandistas y otros llegaban a través de hermanos masones… y así, su ilustración y nueva forma de pensar encontraron campo virgen y fértil en las mentes de los criollos y mestizos de la nueva España.

Por fin, las nubes de la esperanza anunciaban en el horizonte la lluvia de la libertad.

La revolución Francesa y la influencia de sus principios políticos y jurídicos en América y en México, actuaron como el fertilizante en una tierra que ha recibido cuidadosa labor y semillas para dar fruto.

La revolución industrial inglesa y la acción expansiva del poderío ingles en América, fueron como el arado que desmonta un campo virgen preparándole para recibir las semillas del independentismo.

La Independencia de Los Estados Unidos de Norte América y la expansión mercantil y territorial norteamericana, también influenciaron mucho para que las cosas fueren propicias a los aspirantes a la independencia en México.

Y finalmente la invasión de Napoleón I a España con el subsiguiente destronamiento y destierro de Fernando VII, y sus repercusiones en la América española y en México, aunado a la actividad de los masones que desde antes de la independencia trabajaban en forma sutil en la nueva España, fueron como la lluvia temprana que cae sobre la tierra virgen, labrada y sembrada, lista para iniciar el paso a la germinación de la semilla de la independencia.

Estos fueron -entre otros- los factores externos que propiciaron la guerra de independencia en México. Mismos que, aunados a los resentimientos de los mexicanos contra los españoles, alimentaron y avivaron la llama de la esperanza independentista de los nativos de la nueva España, ya fueren blancos, morenos, mestizos o indios. Todos clamaban a una lo que John Locke predicaba en su evangelio político…”El derecho natural a la vida, a la libertad y a la propiedad”.

Ahora analizaremos algunos de los factores internos… Que en mi opinión, fueron los principales detonadores del movimiento de independencia.

Los criollos y los mestizos representaban entre los habitantes de la nueva España el grupo de gente culta de la colonia, y en la sociedad tenían el papel de los segundones en las familias. Desde el siglo XVI se hizo aguda la oposición de intereses entre este grupo de gente y los españoles. Los criollos y euro mestizos protestaban y resentían grandemente por su exclusión de los cargos importantes y por la extracción de las riquezas del país, en innumerables ocasiones apelaban al rey solicitándole que se les concediese el ejercicio de los cargos públicos, y que pudiesen escalar en el escalafón de los rangos militares para poder acceder a las altas jerarquías en el ejercito virreinal. Incluso en los rangos eclesiásticos, fue necesario que pasaran 150 años después de la conquista para que el primer sacerdote criollo fuera ordenado en la nueva España.

El historiador Luis Chávez Orozco escribió con mucha razón que: “El criollo, como criollo, logró la conciencia de su ser social, como algo distinto del español y superior a el, desde el siglo XVI… - y concluye - Esta conciencia se manifestó claramente en la literatura y en la lucha que entre si, libraron estos dos estratos privilegiados, por el predominio social, cultural y político dentro de la nueva España.”

Por su parte, los españoles despreciaban profundamente al criollo, afirmando que este era un ser inferior y que degeneraba en nuestro país, perdiendo cuanto tenia de la sangre española.

El efecto importante de la ilustración que causaban los informes de los sucesos políticos, científicos y literarios en Europa, especialmente de corrientes de pensamiento completamente desconocidos en los siglos anteriores, se clavó en los corazones de los criollos y mestizos como una espada en la roca.

Esto creó un cambio en la conciencia mexicana que se movió del interés por las cuestiones religiosas, hacia una nueva preocupación por los problemas relativos a la sociedad, el gobierno y el hombre mismo, y así, van configurándose mas clara y precisamente los nuevos conceptos de patria, nacionalidad e independencia.

Por otro lado, algunos principios y conceptos masones llegaron a ser compartidos entre los miembros más honorables y destacados de la clase media, dando lugar a la ilustración mexicana, que es un producto directo de la influencia de los pensadores e ideas de Europa y Francia… Esto causó que el mexicano de clase media de la nueva España estudiara su realidad histórica para crear un pensamiento propio, que resultó en la representación de un espíritu de inconformidad contra el régimen colonial, iniciando así la obra de la emancipación espiritual del pueblo mexicano… Antecedente inequívoco de la independencia política.

El factor indígena… Al ocurrir el contacto con el español, la población indígena inicio su decrecimiento. Ellos sufrieron lo insufrible y fueron humillados, sobre-trabajados, despreciados, vejados, asesinados, violados y esclavizados hasta niveles nunca antes vistos ni sufridos por pueblo alguno en la historia de la humanidad… La condición de los indios durante 300 años de la colonia se puede resumir en el escrito de Chilam de Chuyamel, quien vivió en la época de la invasión española al imperio azteca…

“…Así fue que entró a nosotros la tristeza, que entró a nosotros el cristianismo, porque los muy cristianos llegaron aquí con el verdadero dios. Pero ese fue el principio de nuestra miseria, el principio del tributo, el principio de la limosna. La causa de que saliera la discordia oculta, el principio de las peleas, el principio de los atropellos, el principio de los despojos de todo, el principio de la esclavitud por deudas, el principio de las continuas reyertas, el principio del padecimiento.

Así fue como nos llegó el principio del llanto y de la miseria. El principio del frió y de la desnudez, el principio de la vida sin alegría y el principio del hambre y del dolor… fue el principio de la obra de los españoles… Unos con espadas, lanzas y cadenas. Otros con cruces, látigos y rosarios… Unos soldados del rey y otros sacerdotes del papa… Pero todos españoles, todos inhumanos, todos asesinos, todos ladrones y asquerosamente sucios.

Un siglo después se describe la vida de los mexicanos en una carta dirigida al rey Carlos III… “…Y a los peones los trabajan desde las dos o tres de la noche como tenemos dicho, hasta las siete u ocho de la siguiente noche. Y cuando hay luna llena, los hacen trabajar casi toda la noche… y en medio de los aguaceros y el granizo y en las heladas y en el calor del sol.

“Y hay españoles que habiendo salido a cazar con sus feroces perros, si no han encontrado nada, ningún animal que cazar, cuando regresan por el camino, les toman sus niñitos a las indias y los dan a los perros para que los descuarticen y tengan que comer sus perros, ante los gritos desgarradores y espantosos de la madre de los pequeños e infortunados indios. Y sus mujeres mueren o revientan bajo las cargas pesadas que les atan a las espaldas, y a otras y a sus hijos que ya pueden caminar les hacen servir en las granjerías y las echan a dormir en los campos a cielo raso y allí paren y crían, mordidas de sabandijas ponzoñosas y venenosas. Muchos se ahorcan o se dejan morir sin tomar agua y sin comer.”

Miguel Carreño Bahena
Gran Secretario
MRGL de Estado “Baja California”

Para comentarios, aclaraciones o preguntas
Miguel Carreño Bahena
elpatrontuyo@hotmail.com

  © Free Blogger Templates Columnus by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP